Cesta de la compra

{{ item.full_title }} {{ item.description }}
-
{{ item.quantity }}
+
Gratuito
¡Regalo!
Bolsa de tela
Bolsa de tela
+ 1 ejemplar de Catarsi Magazin
Bolsa de tela
+ 1 ejemplar de Catarsi Magazin
+ producto de Literal
0€
Subtotal
Cupón de descuento {{ cart.coupon_name }} x
{{ cart.coupon_message }}
Envío exprés Envío normal
Si llegas a 45€ tendrás la mensajería gratuita
Si superas los 70€ recibirás una bolsa de tela gratis
Si superas los 90€ recibirás bolsa de tela + 1 ejemplar de Catarsi Magazin gratis
Si superas los 110€ recibirás bolsa de tela + 1 ejemplar de Catarsi Magazin + producto de Literal gratis
Total
Carro de la compra vacío Actualmente no tienes nada en la cesta de la compra. Ir a la librería.
0

Cambiar el marco de la discusión sobre los derechos trans

Si la ley si no beneficia a las personas trans más vulnerables no será capaz de transformar nuestras condiciones de vida

ARTÍCULO DE LUCAS PLATERO, PROFESOR E INVESTIGADOR EN LA UAB Y AUTOR DE BELLATERRA EDICIONS. PUBLICADO EN CTXT: Cambiar el marco de la discusión sobre los derechos trans: pensar el reconocimiento y la redistribución | ctxt.es

Estos días estamos viviendo una acalorada discusión sobre los derechos trans y la futura ley que proyecta el gobierno de coalición. En este debate polarizado nos encontramos quienes defendemos la necesidad de una norma estatal debido a la desigualdad que implica tener 17 leyes autonómicas que abordan tanto los derechos trans como la discriminación a las personas LGTBI+ –y la carencia de leyes propias en algunas autonomías. Por otra parte, ha surgido una resistencia conservadora de una parte del feminismo –más visible en redes– en el PSOE y en la academia que dice que esta ley “pone en entredicho los derechos de las mujeres”.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí 

Tratando de escapar de este panorama del “conmigo o contra mí”, mi interés no está solo en aquellas personas o propuestas que quieren matizar qué posibilidades ofrece el transfeminismo para aterrizar esa ley –ver por ejemplo, las jornadas El Melón Trans, o el debate Políticas Trans para la Transformación Social organizado por Barcelona en Comú–. El verdadero reto es plantear que este debate, que aunque se juega en los medios tiene consecuencias muy materiales para las personas trans, necesita de otro marco de enfoque, donde hagamos una elección consciente de los términos en los que se produce, y sin dar por bueno el marco que nos quieren imponer.

Lo digo convencido de que aceptar esos términos sobre los derechos trans nos lleva a sumergirnos aún más en una guerra cultural del tipo de las que ya vivimos en los años 80 con el feminismo prosexo/feminismo antipornografía. Estas guerras nos distraen interesadamente de pensar qué es necesario para mejorar las vidas precarias de muchas personas trans, que a menudo tienen experiencias interseccionales ligadas a la exclusión social. En este sentido, quiero volver a la casa del pensamiento feminista, y rescatar el clásico texto de Nancy Fraser, “¿De la redistribución al reconocimiento? Dilemas de la justicia en la era ‘postsocialista’”, cuando reflexiona sobre qué estrategias son necesarias para alcanzar la justicia social. Y señala dos estrategias de justicia social para pensar e imaginar los derechos trans de carácter complementario, como son el reconocimiento y la redistribución.

Una ley trans futura ha de producir un tipo de justicia social para las personas trans que suponga el reconocimiento de sus necesidades, al tiempo que implique redistribución económica

Según Nancy Fraser, una política de reconocimiento es aquella que busca que los grupos subordinados sean “socios de pleno derecho en la vida social”, de manera que para combatir la injusticia social que supone la estigmatización de estos grupos sociales, los poderes públicos deben crear políticas que garanticen un tratamiento igualitario. El feminismo tiene una larga tradición en la búsqueda de un reconocimiento de una situación estructural de desigualdad, así como también con otros grupos sociales, que han sabido trasladar que su situación es consecuencia de encarnar una violencia sistémica que, debido a la interseccionalidad, afecta más a algunas personas que a otras. Por otro lado, las políticas redistributivas tienen como objetivo encarar la injusticia económica, que se arraiga en la relación que se tiene con el mercado o los medios de producción. Estas políticas asumen que, dado que las sociedades capitalistas como la española marginan a determinados grupos, los poderes públicos deben ofrecer algún tipo de compensación, de manera que puedan alcanzar un estatus de ciudadanía similar al de la media de la población. Así estos dos tipos de políticas están interconectados, como dice Fraser: “se refuerzan la una a la otra dialécticamente, al tiempo que pueden distinguirse una de otra significativamente”.

CONTINUAR LEYENDO EL ARTÍCULO: Cambiar el marco de la discusión sobre los derechos trans: pensar el reconocimiento y la redistribución | ctxt.e

Comentarios // 0

Utilizaremos sus datos para publicar comentarios. Para más información sobre el tratamiento y sus derechos, consulte la política de privacidad

La història no explicada de l’esquerra al Japó

28.10.2020

Entrevista al autor de 'La pandemia de la desigualdad'

24.11.2020